fbpx
Inicio

Andres Arango Sarmiento2 

 

Según estimaciones de la Organización de las Naciones Unidas, cerca del 70 por ciento de los 9.700 millones de habitantes que tendrá el planeta en 2050 vivirá en centros urbanos. Esta tendencia no es nueva. Desde hace más de medio siglo, las ciudades vienen creciendo exponencialmente atendiendo a la evolución de los procesos de urbanización.


Bogotá es ejemplo claro de esto, por lo que su transformación se viene y se seguirá dando. ¿Qué tan organizada y sosteniblemente? Dependerá de decisiones tan importantes como la que el Concejo de la ciudad tiene en sus manos con la aprobación del nuevo POT, teniendo en cuenta que hoy la ciudad se ordena con un instrumento de planificación estructurado hace 20 años que ya no responde a las necesidades de la ciudad.

 

El nuevo POT busca ser coherente con la realidad actual, con nuevas estrategias de financiación y respondiendo a la evolución que ha tenido la ciudad, a las necesidades de su gente e incluso al cambio climático. Incluye importantes mecanismos de monitoreo, transparencia y cumplimiento de metas; y, sobre todo, está enfocado en la construcción de una ciudad de calidad.

 

Un POT no se formula para un sector en particular, como se quiere hacer creer. Con un POT actualizado o sin él, el negocio inmobiliario seguirá atendiendo las necesidades habitacionales y no habitacionales de los inevitablemente crecientes procesos de urbanización. Por lo tanto, el desarrollo de la ciudad y de la actividad edificadora no depende de que se apruebe el nuevo POT, pues su dinámica responde a las necesidades del mercado.

 

Sin embargo, el desarrollo ordenado y sostenible de la ciudad sí que depende de que se cuente con un instrumento que se adapte a las nuevas necesidades de la ciudad y sus habitantes.

 

Estamos frente a una oportunidad para desarrollar sosteniblemente grandes proyectos, generando recursos suficientes -muchos de ellos desde el sector privado- para contribuir al mejoramiento del espacio y los servicios públicos. Lo más interesante es que los privados van a contribuir en la construcción de una mejor ciudad, porque así son las reglas del juego que se definen en el nuevo POT. Tampoco otorga beneficios especiales, lo que hace es definir unas estrategias para organizar el quehacer de los desarrolladores y de toda la actividad económica.

 

Sería lamentable que por desconocimiento, por suspicacia o por intereses políticos, los bogotanos perdieran la oportunidad de mejorar el futuro de la ciudad. Porque sin importar la administración que estructure el POT, siempre tendrá opositores que intentarán desvirtuar cualquier propuesta por ganadora que sea, siendo la ciudad la única perjudicada, no solo por falta de actualización normativa sino por pérdida de recursos. Por eso, yo no diría que el nuevo POT es para los constructores. Diría que es para la ciudad y sus habitantes.

 

Andrés Arango Sarmiento
Presidente Junta Directiva de Camacol Bogotá y Cundinamarca

 

 

Video

informe 2018

Informe de Gestión 2018

Conozca la gestión realizada durante 2018 para el fortalecimiento del sector y el desarrollo de la región..

 

Ver Video...

 

Publicaciones

va 5 2

Razón de Ser – Quinta Edición

Consulte aquí: Razón de Ser publicación que contiene las buenas prácticas relacionadas con sostenibilidad económica, social y ambiental.

Ver Quinta Edición...

 

Cartillas

boletin5

Boletín Técnico de Norma Urbana.

Un producto con información sobre normatividad a nivel Distrital y Regional contenida en actos administrativos proyectados o expedidos, que inciden en el desarrollo urbano y en el sector de la construcción.
Leer Más...

 

banner normas

Próximos Eventos

19 Nov
Tu vivienda más cerca de ti
Fecha 11.19.2019 - 11.22.2019

Estadísticas del Sector – Cifras a agosto 2019 Fuente Coordenada Urbana®